alternativa banner superior16

“Tras tus huellas Buen Pastor…”

160 años,

  • xcv32de historia santa, al compás del movimiento del Espíritu que siempre está haciendo “nuevas todas las cosas” (Cfr. Ap. 21,5);
  • de creatividad apostólica a lo largo y ancho de nuestra provincia Bolivia-Chile, con aciertos y desaciertos pero nunca paralizadas, siempre en búsqueda;
  • de generaciones y generaciones de hermanas, partners, que con pasión han sembrado en incontables corazones, de niñas, jóvenes, mujeres la semilla de la misericordia, que les ha permitido vivir la experiencia transformadora de con cuánto amor Dios que es Padre las ama.

En fidelidad a la gracia que se nos concede, ser protagonistas de la celebración de esta fecunda historia, queremos hacer memoria, admirar y dar gracias.
Dar gracias, recorrer la historia de cada una de las fundaciones; conocer su quehacer apostólico hoy para, como comunidad provincial, unirnos en oración para que el espíritu de celo apostólico se fortalezca y así urgidas por al amor contribuyamos a este movimiento evolutivo como camino hacia el Reino.

12annnHoy queremos dirigir nuestra mirada a la fundación de Concepción.
El 13 de marzo de 1885 hacen profesión de fidelidad las primeras hermanas fundadoras: Ma. Rosa de Jesús de la Carrera Pinto (superiora); Ma. Magdalena de Jesús Ruiz; Ma. De la Providencia Ubilla; Ma. de santa Teresa Munita; Ma. de la Sagrada Familia Carrasco; Ma. de san Miguel Calderón; quienes se instalan en la nueva fundación un 31 de mayo del mismo año en una casa provisoria.

Cuenta la tradición que madre Ma. Josefa (superiora provincial) al llegar a la quinta llamada del Agua Negra, oye en su interior la voz de la imagen del Niño Jesús que siempre llevaba consigo: “este es el lugar de mi descanso; aquí habitaré, porque me he complacido en elegir este lugar”.1
Como en la mayoría de las fundaciones los inicios fueron difíciles desde todo punto de vista, pero:... “las religiosas del Buen pastor no conocemos el desaliento pues estamos sostenidas por el Esposo Divino y formadas en la escuela de la cruz por nuestros santos fundadores” .2

Animadas por este espíritu la fundación se fue afianzando, fortaleciendo y adaptando su servicio a las jóvenes y mujeres más vulnerables de la sociedad penquista, de acuerdo a los signos y cambios de los tiempos.

Hoy su foco de atención está centrado en niñas y jóvenes de alta vulnerabilidad, tanto en residencias, como en el colegio “María Eufrasia”, como también colaboración en la pastoral rural en Yumbel.

La comunidad la integran: hermana Lucía Araneda (animadora), Marta Moena, Gladys Dué, Esmilda Cid, quienes cuentan con un dinámico equipo de partners para el desarrollo de su labor apostólica.
Les invitamos a unirnos en oración para que el apostolado que en Concepción fructificó por la fuerza del amor, continúe evolucionando, manteniendo los ojos abiertos y el corazón dispuesto al movimiento del Espíritu.

______________
1 Consultar P. Juan Isern, s.j, El Buen Pastor en las Naciones de Sudamérica, pág. 593 y ss.
2 Anales

Centro de Espiritualidad

Tags: 160 años del Buen Pastor en Chile