Restauración del órgano Cavaillé-Coll

San Felipe/Chile

DSCN3307

La Fundación Buen Pastor San Felipe tiene el agrado de compartir con la comunidad de la Provincia uno de nuestros proyectos de restauración emblemáticos.  El Órgano Cavaillé-Coll está siendo trabajado desde hace ya un tiempo por el Organista Maestro Carlos Valdebenito Olivares que está montado en el Coro de la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen.

Los órganos de tubo fueron nombrados por Mozart como “el rey de los instrumentos” y así ha acompañado nuestra cultura por más de dos milenios como uno de los ejemplos sonoros de la tradición cristiana occidental. La restauración que se lleva a cabo sobre esta pieza Monumento Histórico Nacional constituye uno de nuestros proyectos destacados, creciendo el interés sobre las piezas musicales que integran el acervo del museo, a medida que avanzamos en la documentación de las mismas.

Los instrumentos fabricados por Arístide Cavaillé-Coll (1811 – 1889), uno de los más grandes constructores de órganos del siglo XIX, quizá el más genial en la historia de la organería, fueron encargados a Francia y llegaron a Chile antes de la guerra civil de 1891. De diez instrumentos arribados, se conservan hoy día siete; dos de ellos en Casas de la Congregación del Buen Pastor en Santiago y San Felipe. En el año 2013 fueron declarados monumento histórico nacional por el estado.  

A propósito del trabajo de documentación de las piezas que integran el acervo del museo, hemos revelado información muy interesante sobre los instrumentos musicales que la componen, dónde Cavaillé-Coll viendo siendo uno de los más selectos, pero no el único con valiosos atributos históricos y patrimoniales.  

Iremos compartiendo de forma paulatina algunas singularidades de los mismos, en capítulos posteriores.  

Los invitamos a ser parte de nuestra la alegría de continuar el carisma de Jesús Buen Pastor en la primera Casa de América del Sur salvaguardando la música del mundo, una de las expresiones más bellas de humanidad.

Esto representa un aporte de la Fundación y su Museo de Arte Sacro Buen Pastor para la comunidad del valle de Aconcagua, para Chile, así como para la vida e historia de la música en el mundo entero.  

 

Por. Leda Chopitea Gilardoni


Imprimir