Red de Oración: La vocación de una madre

“Mis queridas hijas, tenéis en cierta manera, la misma vocación que la Madre de Dios”(SJE. Lect. 26)

Desde el momento en que se anuncia la llegada de un hijo o hija, independiente de la edad de la futura madre y sobre todo cuando es primeriza, se experimentan sentimientos especiales entremezclados como un torbellino de dudas y emociones ya que esto implica un cambio de vida, de hábitos, de responsabilidades que influyen muchas veces en la forma de mirar el mundo

surgen interrogantes como:


¿seré capaz de ser un buena madre?

¿cómo organizaré el cuidado del bebé?

¿cómo puedo conjugar mi vida y la maternidad?

¿quiénes me pueden apoyar en la crianza de mi hijo(a)?

En resumen, una serie de preguntas, inquietudes y expectativas que se enfrentan gradualmente.  

 

Descargar documento

 

 

 

Imprimir