El Buen Pastor Jesús, nos ha llamado… Renovación de votos

En la Constituciones de la Congregación del Buen Pastor, leemos: "Jesús nos ha llamado a vivir en unión con Él y a continuar su misión redentora en la Iglesia".

El don de la vocación religiosa es y la sentimos como regalo de amor que se derrama en nuestros corazones y en todo nuestro ser: cuerpo, afectos, entendimiento, sentimiento, emociones, espiritualidad. Dios quiere que este don de amor lo vivamos en comunidad fraterna, en oración, en castidad, pobreza y obediencia y con un gran celo por la reconciliación de las personas.

Nuestra Consagración a Dios es más que un caminar, más bien un correr como María en su Visitación, para mostrar a Jesús formándose en cada una de nosotras. ¿A quiénes? Saliendo de nuestro entorno a quienes encontremos en el camino. La Pobreza nos facilita esta correría, desasidas de cosas, no aprisionadas. Las Obediencia nos muestra la meta iluminándola con la escucha del Espíritu. La Castidad nos hace abrazar al Amado que llevamos dentro, en las mujeres y familias que claman por compasión y acompañamiento. El celo nos levanta y nos da la fuerzas de la pasión para seguir la carrera sin desánimos en busca de la oveja perdida.

Renovar nuestros compromisos nos llama a renovar nuestras opciones y caminos mirando el crucifijo y al Crucificado, ancladas en el Bautismo para renacer con otras/os en el Resucitado.


Centro de espiritualidad Buen Pastor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

Imprimir