El Conde de Neuville primer Laico del Buen Pastor.

conde de neuville

Decía Santa María Eufrasia: "somos deudoras del Conde Agustín de Neuville; fue el verdadero fundador del Buen Pastor en Angers. Recordemos quién era y cómo vivió sus experiencias, cómo aprovechó sus virtudes y cómo acogió con amor los dones recibidos del Señor".
3 de Diciembre. Día del Laico del Buen Pastor.
El Conde Agustín Le Roy de la Potherie de Neuville, nace en Angers el 28 de febrero de 1779, y muere en la misma ciudad 3 de diciembre de 1843 en estado de gran pobreza, habiendo dado generosamente su fortuna a la Congregación del Buen Pastor que tanto amaba. Apoyó financiera y moralmente a la Obra del Buen Pastor en la persona de mujeres y niñas vulneradas. Erigió la Iglesia de la Casa Madre y colaboró en la fundación de las Hermanas Magdalenas, apoyando la iniciativa de Madre Eufrasia y construyendo los edificios apropiados al estilo de vida contemplativo.
Fue un laico comprometido con el Evangelio, fiel a Jesús el Pastor Bueno. Amigo de la Fundadora y de las hermanas, fue de una fidelidad a toda prueba; entregaba y recibía confianza y estaba disponible para ser consultado, hacer sugerencias y colaborar en los proyectos fundantes de la Congregación. Los intereses de la obra eran los suyos, especialmente salvar a las personas que valen más que un mundo. Su fidelidad en los momentos difíciles fue de gran soporte para María Eufrasia.
Amaba a Dios con pasión y esta efusión espiritual se desbordaba en ayuda a las personas necesitadas. De joven hizo el voto de virginidad y rezaba diariamente el oficio de la Virgen; la oración alimentaba intensamente su vida apostólica y su entrega a las almas desvalidas por cuya salvación se despojó de todo lo innecesario, incluso lo más elemental.
Agustín de Neuville, colaborador de María Eufrasia y de las hermanas que dieron impulso a la obra se constituye en el laico fundador de la Casa Madre. Su efigie dejó su impronta en nuestros orígenes. Para laicos/as, colaboradores/as y amigos/as del Buen Pastor, esta figura puede constituirse en fuente de inspiración para vivir la colaboración en el compromiso con la misión en el carisma de seguimiento del Pastor.

Hna. Angélica Guzman Vicuña


Imprimir